Mimulus5AW

 

"Cada persona que conocemos a lo largo de nuestra vida, ya sea la madre, la pareja, un hijo, un extraño o un amigo, se convierte en un compañero de viaje" (Dr. Edward Bach, 1886-1936)

El Dr. Bach, médico, filósofo y homeópata, dedicó los últimos años de su vida al estudio de treinta y ocho flores silvestres no tóxicas, cada una de las cuales se correlaciona con un estado negativo de la mente, rasgo de personalidad o temperamento específico de la persona, que a menudo es la causa psicosomática de su desequilibrio físico o emocional. El Dr. Bach entendía la enfermedad como el resultado de una serie de desarmonías a nivel mental o emocional y la consideraba un aviso positivo del organismo que nos permite corregir el camino equivocado.

El sistema floral del Dr. Bach, contempla todos los aspectos de la persona a cualquier edad y etapa de la vida, armonizándola a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Desde su perspectiva, las enfermedades del corazón y de la mente deberían ser el núcleo de atención de cualquier terapeuta: 'nuestros temores, aprensiones, ansiedades... son los sentimientos que abren la puerta a la enfermedad' afirmaba el Dr. Bach, estableciendo así la conexión entre sentimientos y enfermedad física. Podemos concluir, pues, que la falta de armonía a nivel emocional, se puede traducir en un futuro desequilibrio psíquico o físico.

Las treinta y ocho esencias del sistema floral se dividen en siete grupos emocionales cada uno de los cuales está formado por diferentes remedios.

Waterfall on a tributary of New River; New River Gorge National River, WV

Así encontramos esencias florales para:

El temor y el miedo: pánico, miedo de causa conocida o desconocida, miedo al descontrol de la mente, a la pérdida, malos presagios ...
La incertidumbre: falta de confianza, depresión, desesperanza, insatisfacción ...
La falta de interés por las circunstancias presentes: desatención, dispersión, falta de concentración, apatía, resignación, cansancio psicofísico ...
La soledad: orgullo, sentimiento de superioridad, impaciencia, poca capacidad de escuchar a los demás ...
La hipersensibilidad: falsa alegría, falta de expresión de los propios sentimientos, masoquismo, influenciabilidad, celos, envidia ...
El abatimiento y la desesperación: baja autoestima, sentimientos de culpa, angustia, choque o trauma físico y/o psíquico, duelo, resentimiento ...
La excesiva preocupación por los demás: sentimiento de posesión, fanatismo, autoritarismo, soberbia, rigidez, represión ...

De las treinta y ocho esencias florales que conforman el sistema, treinta y siete están compuestas por flores no tóxicas, la mayoría silvestres y unas pocas cultivadas, y una de ellas es agua de manantial con propiedades curativas. A estas treinta y ocho flores hay que añadir el Rescate (Rescue remedy), que está formado por cinco esencias que corresponden a cuatro de los siete grupos emocionales y que se utiliza en situaciones de crisis o emergencia, pero no como tratamiento de fondo.

Para una correcta prescripción de las esencias florales, la entrevista personal en profundidad es muy importante. No se basa sólo en la sintomatología, que puede ser común a muchas personas, sino también en los rasgos caracterológicos y  la propia personalidad, que son, en definitiva, el origen del problema y los que nos permitirán encontrar las flores más adecuadas.

star of bethelehem

Tara-Yoga2

Aunque este sistema floral es sencillo en esencia, 'quién distorsione o complique el sistema, lo hará peligroso con un arma', afirmaba el Dr. Bach, no significa que llegar a la fórmula adecuada para cada persona sea tarea fácil. Requiere conocimiento de la psicología humana, amor por los demás y sensibilidad y objetividad suficientes para separar el grano de la paja, para abordar la causa, no los efectos. El terapeuta deberá huir, por tanto, de las formulaciones genéricas que se pueden comprar ya preparadas y que pueden ayudar en determinadas situaciones agudas, para encontrar la fórmula individual y única para esa persona.

La formulación debe incluir pocos remedios. Idealmente entre 5 ó 7, aunque pueden ser menos, y un máximo de 9 esencias, siendo la posología normal de 4 gotas x 4 veces al día, a pesar de que, en determinados casos, las flores se pueden tomar tantas veces como sea necesario . A lo largo de las sucesivas visitas, la formulación inicial se irá revisando, una vez valorados los nuevos aspectos que hayan aflorado o variado.